Dirección General: Jesús Rivera Zúñiga

Vuelve el PRI a sus orígenes

-Retoma orientación de izquierda moderada

Ciudad de México. (Diversas fuentes). Enmedio de un fuerte debate sobre la permanencia o no de Alejandro “Alito” Moreno al frente del Comité Ejecutivo Nacional, se llevó a cabo la 24 Asamblea Nacional Ordinaria del Partido Revolucionario Institucional.

De entrada, más de 3 mil delegados votaron a mano alzada para desaparecer de su declaración de principios el término “neoliberalismo” impuesto desde tiempos de Carlos Salinas De Gortari.

De acuerdo con declaraciones de Ricardo Moreira, Diputado Federal priísta, con la nueva declaración de principios se busca expulsar el neoliberalismo ya que fue una política generadora de pobreza, violencia y desigualdad social, que distanciaron a ese partido de los grandes grupos de la población.

No mencionó que también la ambición desmedida de la clase política llevó al PRI al abismo y permitió el triunfo de partidos de oposición, como el PAN en el 2000 y 2006, y MORENA en el 2018.

La nueva declaración de principios coloca al PRI hacia el lado de la izquierda del espectro político nacional y se acerca más a MORENA.

Ahora buscará pensiones justas, un mejor sistema de salud, empleos dignos y programas sociales que permitan una mejor distribución de la riqueza. También la defensa del medio ambiente, el uso de energías renovables, la reducción de la jornada de trabajo a 40 horas, la defensa de los mexicanos en el exterior, así como de las comunidades indígenas y de las comunidades de la diversidad sexual-temas que también defiende MORENA desde el gobierno.

En algo diverge: El combate efectivo al crimen organizado. Mientras que el Gobierno morenista de Andrés Manuel López Obrador siguió durante todo su sexenio la política de “abrazos, no balazos”, el PRI ahora pretende impulsar una lucha frontal en contra de las bandas de la delincuencia organizada.

Otro de los temas que también impulsará el PRI desde su nueva plataforma es la independencia del poder judicial y la autonomía de las instituciones, al establecer de esta manera que no están de acuerdo en que el poder lo ejerza un solo individuo.

El Revolucionario Institucional nació de la Revolución Mexicana como Partido Nacional Revolucionario (PNR), después tomó el nombre de Partido de la Revolución Mexicana (PRM) y finalmente, Partido Revolucionario Institucional (PRI) y durante más de ochenta años fue la fuerza política dominante de México, al ejercer la “Dictadura Perfecta”, según Mario Vargas Llosa.

TODOS CONTRA “ALITO” MORENO

El dirigente local del PRI, Benito Sáenz Barella, subió a su página de Facebook una fotografía donde se muestra el salón en que se lleva a cabo la Asamblea General de su partido.

Entre las reacciones a esa publicación, se puede ver cómo los mismos priístas exigen la renuncia de “Alito” Moreno, quien pretende reelegirse para un período de ocho años más al frente de ese partido.

“Corran a Alito. Será una muerte anunciada si no cambian la dirigencia”-señala Alejandro Romero.

“Ya chole con “Alito”, heee. Reynosa lo pide”-sostiene Lázaro Sáenz Mahee.

La gran mayoría de los priístas responsabilizan al dirigente nacional del Revolucionario de propiciar la caída hasta un vergonzoso quinto lugar como fuerza política, por debajo de MORENA, PAN, Movimiento Ciudadano y Partido Verde.