Dirección General: Jesús Rivera Zúñiga

Rechaza COPARMEX reformas fast track a leyes electorales

Ciudad de México. El rechazo a la Reforma Constitucional en materia Electoral refleja la voluntad ciudadana para no vulnerar la Democracia.
-La aprobación del “Plan B” en un marco de desaseo legislativo, es una maniobra para influir en las elecciones de 2024, dando la espalda a los ciudadanos.
-De nuevo exhortamos al Congreso: No es momento de una Reforma Electoral.
Desde la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) hacemos un llamado a los Senadores de la República, para que no avalen las modificaciones a leyes secundarias en materia electoral que fueron aprobadas en la Cámara de Diputados, tras la
negativa de diferentes fuerzas políticas a la Reforma constitucional en esta materia, que fue impulsada por el Ejecutivo Federal.
Reconocemos a las y los Diputados que rechazaron primero la reforma constitucional, y luego los cambios a las leyes secundarias que fueron votadas ayer en la Cámara de Diputados; actuaron en coherencia con la lucha que durante más de 30 años ha encabezado la ciudadanía, para evitar que sea el gobierno el que organice las elecciones.
Celebramos que en una primera votación, los legisladores de la oposición hayan expresado su negativa a una iniciativa regresiva, que atentaba contra la neutralidad y autonomía del Instituto Nacional Electoral (INE), órgano que se nutre de la participación ciudadana, que actúa en apego a la ley electoral y cuyas decisiones son revisadas o revisables por el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF), que ha avalado en su enorme mayoría, las decisiones del INE.
El rechazo a la Reforma constitucional en materia electoral debe considerarse un triunfo de  la ciudadanía que, a través de diferentes acciones pacíficas, ordenadas y respetuosas, levantó la voz e hizo sentir su rechazo a una propuesta que nació sin atender los esfuerzos
y luchas de la sociedad por fortalecer la democracia en el país.
Condenamos que, pese a las expresiones ciudadanas, desde el Ejecutivo Federal y abusando de su mayoría parlamentaria, se optara por aprobar en fast track, sin que los legisladores conocieran siquiera el contenido de lo que se iba a votar, sin opiniones técnicas, sin diálogo, de forma desaseada y sin llevar a cabo el debido proceso legislativo, sin un análisis profundo y sin una discusión amplia en comisiones antes de llevarse al pleno, las reformas a leyes secundarias, conocidas como el “Plan B”, vulnerando al INE, a los Organismos Públicos Locales Electorales (OPLE´s), así como al TEPJF.
El llamado Plan B representa un amago en contra de la Democracia, y un desafío a los millones de ciudadanos que se manifestaron en todo el país; es una maniobra para desmantelar los organismos electorales y allanar el camino para elecciones con influencia del gobierno. No es fruto del consenso, sino de una imposición.
Insistimos en que no es la forma ni el momento para una reforma electoral que no tenga el consenso de todas las fuerzas políticas y el respaldo ciudadano; no se trata de una reforma cualquiera, es una que golpea de lleno a nuestro sistema nacional electoral y, por lo tanto, a
nuestros derechos y libertades; porque es claro que para que en nuestro país se viva una democracia plena, las reglas del juego electoral, y la selección del árbitro, deben ser acordadas de forma neutral por todos para que tengan credibilidad.
Si las fuerzas políticas quieren conquistar el poder, deben hacerlo en un escenario parejo, respetando la ley y logrando convencer a los ciudadanos; no mediante argucias legislativas que alteren la equidad en la contienda electoral.
Desde Coparmex nos comprometemos a seguir impulsando la participación ciudadana que contribuya a construir el México democrático que merecemos; reiteramos un atento pero
enérgico llamado a las Senadoras y Senadores de la República para que no avalen estas reformas. No es pertinente que en un año preelectoral se hagan cambios a las leyes, porque alteran las reglas fijadas para una competencia equitativa por el poder. En México
defendemos a la democracia y a sus autoridades electorales.

Compartir en Redes Sociales