Dirección General: Jesús Rivera Zúñiga

Triunfo de Lula en Brasil fortalece a la izquierda en América; tiembla EEUU

Por ELVIA ANDRADE BARAJAS


CIUDAD DE MEXICO. (Reportajes Metropolitanos). El triunfo de Lula en Brasil fortalece el bloque de izquierda en Latinoamérica y pone a temblar a los gobiernos capitalistas, como Estados Unidos, que temen que esta tendencia se generalice y “golpée” tan fuerte que lo derribe para dar paso a una política socialista, a un nuevo orden mundial apoyado y dirigido por China y Rusia, que luchan por el liderazgo político y económico.

Para muchos, esto podría parecer una locura, pero con el triunfo del izquierdista Luis Inacio da Silva, quien será el próximo presidente de Brasil, esta vieja teoría cobra fuerza.

De acuerdo con el 50.83% de los votos emitidos hoy en la segunda vuelta electoral, tras escrutarse el 98.81% del total de las boletas sufragadas, Lula da Silva gana las elecciones en Brasil en la segunda vuelta electoral y la izquierda gobernará una franja muy importante que hace camino hacia Estados Unidos.

Actualmente la izquierda gobierna: Perú con Pedro Castillo; Bolivia, Luis Arce; Nicaragua, Daniel Ortega; Venezuela, Nicolás Maduro;  Argentina, Alberto Fernández;  Chile, Gabriel Boric; Honduras, Xiomara Castro; Cuba, Miguel Díaz-Canel; Colombia, Gustavo, Petro, y México con Andrés Manuel López Obrador, quien al igual que sus homólogos de izquierda felicitaron a lula Da Silva, quien el pasado 27 de octubre cumplió 77 años.

Esta franja de países izquierdistas va de Argentina a México, que hace frontera con Estados Unidos, país capitalista que acusa a China y Rusia de apoyar estas naciones latinas para “golpearlo” y debilitarlo desde su frontera sur, para desplazarlo como la primera economía mundial y quitarle el liderazgo político que ostenta.

El plan culmina en México, donde el izquierdista Andrés Manuel autorizó sin el consenso de los mexicanos la instalación de antenas de G5 de China, durante la pandemia de Covid-19, surguido precisamente en ese país, paralizando el mundo cerca de dos años.

También, sin el conocimiento de los mexicanos, López Obrador autorizó la instalación de satelites rusos en tierras mexicanas, que según él no espían a nadie, pero Estados Unidos asegura que México se ha prestado para que desde sus tierras, espías rusos los vigilen con miras a un ataque.

Jair Bolsanaro, que quedó en segundo lugar con 49.17%, dijo reiteradamente que le preocupaba que ganara la izquierda por los resultados caóticos de administraciones como la de Venezuela y Nicaragua, cuyos dictadores Nicolas Maduro y Daniel Ortega vulneran los derechos humanos de sus gobernados a los que mantienen en la pobreza y la incertidumbre constante, al grado que a diario emigran hacia Estados Unidos decenas de ciudadanos de esas naciones izquierdistas en busca de una vida digna y libertad que les niegan en sus países natales.

Desde hace semanas cientos de venezolanos buscan emigrar a Estados Unidos, que los ve con recelo y les ha puesto condiciones para entrar a su país, que ya es un mosaico de migrantes de todo el mundo, han huido de países en los que no hay democracia ni derechos humanos, que les garantizan en la Unión Americana.

Hasta hoy, Estados Unidos se presenta como la primer democracia del mundo, la más sólida, y defensora de los derechos humanos de todos; por lo que es diíficil que las posibles intenciones de China o Rusia avancen, incluso con la ayuda de todos los países de izquierda latinos, toda vez que la gente de todo el mundo quiere vivir mejor, pero libre, por eso huyen de Venezuela, Honduras, Nicaragua y Cuba, principalmente, donde sus presidentes son identificados como dictadores en detrimento del bienestar común.

En el caso de México, el presidente López Obrador, esta entre la espada y la pared, porque ha hecho tratos con Dios y con el Diablo, pero en su caso él debe responder de sus acuerdos unilaterales, porque los mexicanos ni enterados están de que su presidente ha dispuesto del país como si fuera su casa y como si su gobierno será eterno.

Lula da Silva gobernará Brasil por tercera ocasión, mientras que Bolsanaro fue el primer presidente brasileño que no logró la reelección como sus antecesores.

“Gobernaré para 215 millones de brasileños, y no solo por aquellos que votaron por mí”, dijo Lula en su discurso de victoria el domingo por la noche, leyendo las páginas de su nueva esposa, con quien se casó este año. “No hay dos Brasiles. Somos un país, un pueblo, una gran nación”.

Lula da Silva, de 77 años, ex trabajador metalúrgico y líder sindical que estudio hasta quinto grado, dirigió Brasil durante su auge en la primera década del siglo, pero luego fue condenado por cargos de corrupción de Petrobas, después de dejar el cargo y pasar 580 días en prisión.

En 2021, la Corte Suprema rechazó esas condenas considerándolas parciales, y los votantes se unieron a Lula.con la esperanza de una vida prospera, digna y feliz.

Lula ganó las elecciones presidenciales en 2002 y 2006; durante su mandato colocó a Brasil como la sexta economía mundial, pese ser de extracción humilde y no tener estudios universitarios.

Da Silva contrajo matrimonio por primera vez en mayo de 1969, con María de Lourdes, una trabajadora de telar, quien falleció un año después víctima de una hepatitis aguda, justo cuando intentaba dar a luz al primer hijo de Lula, que murió también.

Tuvo una hija llamada Lurian con la enfermera Miriam Cordeiro, su novia hasta 1974.

Ese mismo año, se casó con Marisa Letícia Rocco y adoptó al hijo de ella, Marcos Cláudio.

Con Marisa estuvo casado 30 años. Tuvieron tres hijos: Fábio Luís, Sandro Luís y Luís Cláudio (nacidos respectivamente en 1975, 1979 y 1985).

El 29 de octubre de 2011 se le diagnosticó cáncer de laringe ​en el Hospital Sirio Libanés, de São Paulo, en donde también Dilma Rousseff se había curado con éxito de un linfoma (cáncer en el sistema linfático).

El 12 de diciembre de 2011 el tumor se había reducido a un 75 %, sin embargo, Rocco terminó falleciendo posteriormente en 2017. ​

El 18 de mayo de 2022 se casó en una ceremonia íntima en São Paulo con la socióloga Rosângela da Silva,  21 años más joven que él.

Lula asumirá el cargo el 1 de enero de 2023.

eab_elya@yahoo.com.mx
reportajesmetropolitanos@gmail.com

Compartir en Redes Sociales