Dirección General: Jesús Rivera Zúñiga

Llega a Brownsville portaaviones USS Kitty Hawk para ser demolido

De las redes sociales


Brownsville, Texas. A primeras horas de esta tarde, arribó al puerto de Brownsville el portaaviones USS Kitty Hawk, de la Armada de los Estados Unidos, para ser demolido.

A su paso por la Isla del Padre causó conmoción entre los turistas y lugareños, que salieron en sus lanchas a saludar al coloso de 62,335 toneladas métricas y 325.8 metros de eslora.

El USS Kitty Hawk (CV/CVA’63) recibe su nombre del sitio de vuelo del primer aeroplano de los hermanos Wright.

Fue el primero y último buque activo de su clase y el último portaaviones en servicio de la Armada de los Estados Unidos impulsado por gasolina.

Tras cumplir con una estancia de 10 años en Yokosuka, Japón, en octubre de 2008 fue sustituido por el USS George Washington. Posteriormente regresó a los Estados Unidos, donde tuvo su ceremonia de clausura el 31 de enero de 2009.

Oficialmente fue dado de baja el 12 de mayo de 2009, después de casi 49 años de servicio activo, incluyendo en la Guerra de Vietnam. Fue reemplazado por el USS George H.W. Bush.

Aunque hubo interesados en que el Kitty Hawk se convirtiera en un museo flotante, finalmente el Gobierno de los Estados Unidos determinó su demolición, la cual ocurrirá en el puerto de Brownsville, Texas, a partir de los próximos días.

TRISTE DESTINO

Luego de ser considerado un orgullo para el poderío naval norteamericano, al participar activamente en la guerra de Vietnam en 1972, el superportaaviones realizó un viaje de 25,750 kilómetros, desde el Estado de Washington hasta Texas, donde será cortado en pedazos y vendido como chatarra.

Fue adquirido a menos de un dólar por la empresa International Shipbreaking Limited de Brownsville.

Una de las historias más controversiales sobre esta mole de acero ocurrió después de su última misión, al convertirse en un escenario de discriminación racial, al negársele un sandwich a una persona de color, mientras que a uno blanco no.

“La lucha se extendió rápidamente por todo el barco, con bandas de negros y blancos merodeando por las cubiertas y atacándose unos a otros con puños, cadenas, llaves inglesas y tubos”, según David Cortwrignt, quien es ahora Director del Instituto Kroc de la Universidad de Notre Dame,-según reporte de CNN en español.

Compartir en Redes Sociales