Dirección General: Jesús Rivera Zúñiga

Al Vuelo-Merolicos

Por Pegaso

I

…cuando fuimos a trabajar allá, a Caborca, a Mexicali, ¡híjole! No me digas, Pancho. Paquetes de a doscientos. Otro, otro y otro. ¡Cincuenta! ¿Quién lo quiere? Ahí te pagan. La patrona. De ese lado. ¡Agárrate, mi amor! Digo… Leonor. Canijo muchacho. Abusado. No le vaya a sacar un hijo… digo, un ojo. ¡Échale otro!¡Vende el otro! Ya ni modo. Canijas bolsas; se aprietan como tu hermana cuando la traigo bailando allá en Acapulco. ¡Échale otro!¡Échale otro!¡Échale ese, échale otro! Cincuenta. ¿Uno más? ¡Ah, jijo! Ahora sí me agarraron. ¡Canijo! Ahora sí me agarraron. La patrona de ese lado. Voy a dar el último. Nomás porque estamos saliendo, estamos saliendo en el Canal de las Estrellas. ¡Aviéntamelo, papacito! Échame otro, échale otro, échale otro. ¡Cincuenta! Échale otro, échale otro, ¡el último! Cincuenta. ¡Otro más!¡Otro más! Otro paquete. ¿Ya no?¿Ya no? Porque lo guardo. Cincuenta. ¿No? Mira, le voy a meter un juego de tazas. Ora le voy a enseñar un juego de tazas para el chocolate. ¡Mira nada más qué bonito! A la abusada. ¡Mira… ámonos, salió la morada! Ire, jefa. Se la voy a dar barata. Una taza especialmente para el chocolate. ¡Ámonos! Otro, otros dos y tenga su regalo. Si no la quiere, la tira. Deme cincuenta pesos, rapidito. Ora, vámonos. Deme cincuenta pesos. Ya solamente que no quieran, ¿eh? ¿No lo quiere? Échale otra, échale otra y échale otra…

II

…otro más, cien pesos. Cien a la una, cien, ¿ya no? Cien. Allá. No, cien. No, pérate. No, patrón. Usté quiere que me corra la vieja. Vámonos, para abajo. ¡Échame la vaporera! Iren, hay personas que no tienen en qué hacer un pozole, pa un caldo pa’l viejo. ¡Ah, ire nomás! Señores, una vaporera especial. ¡Mire nomás! Pa que le haga de chivo los tamales al viejo o le haga una barbacoa o le haga, ¡vámonos! una birria. Pa que le haga… ¡Ay, cobrador! ¡Ámonos, una chulada! Chaparrito. ¡Ay, ay, ayyy! Señora, estos paquetes ahora que vamos a estar en la Feria de Morelia, ¿a cómo se van a vender? Al precio de mil quinientos. Ahí le va la suegra. La tapadera como la suegra. ¡Ya ve cómo es la suegra de tapadera! Ahí le va. ¿Cuánto? Que me pague…¡Ay, cobrador! ¿Dónde quedaron las jícaras de regalo? ¡Qué bárbaro! ¡Ámonos! Cobrador, acá están, mira, escondidas. Esta va de regalo, señora. ¡Mire, ahí le va! Una vaporera pa que le haga el antojo al viejo. ¿Cuánto? Págueme mil quinientos. Ahí le va un sartén y una arrocera pa que le haga sus albóndigas al viejo. Venga. ¡Vámonos! Mire… ¡ahhhh, mire nomás! Salió un sartén pa que le estrelle los huevos al viejo… pa que se los haga pa’llá, pa’cá, pa’llá, a la Wachanwer, a la tutifruti o a la mantequilla. ¿Cuánto? ¿Mil quinien…? ¡Mil quinientos es caro, cobrador! Échame unos toques, digo, unos tacos. Échame su disco vaporizador pa la vaporera grande y écha… ¡ahhh, mira nomás! Salió pa que le caliente el chicharrón al viejo. Chicharrón por la mañana, chicharrón por la tarde, chicharrón a todas horas, señor. ¿Cuánto? ¡Mil doscientos! La vaporera, ¡aahhh! Y miren. Este es un pocillo para que le caliente la leche a la chata y que no esté ching… digo, a la chille y chille. Mil quinientos es caro, señor. Para esas personas que trajieron dinero, ¿quién me paga ochocientos? No, pérate. Ochocientos es caro, cobrador. ¡Rápido! ¿Quién me paga quinientos pesos? Pa que no lo piense, quinientos por este juego, quinientos…

III

¡Mire nomás! Le voy a dar pa las personas… para el señor que la tenga grande, ¿eh? la cama, la cama, porque esta es para cama grande, para cama King Size. Cobertor para quince de familia. Miren este cobertor con un tiguere. Señora, si a las dos, tres de la mañana siente que la rasguña el tiguere, no es el tiguere, es el señor que ya quiere.., que ya quiere quitarle el cobertor porque ya tiene frío. Por este págueme cuánto…¡ochocientos! Dales ese. Si me paga ochocientos, ¡mire nomás! El color café, el color serio, como el amor de un abuelito de ochenta años. Aquí se tapa el señor, acá se tapa la señora y acá se tapa el querido, ¿eh? Pero el querido niño chillón consentido de la casa. No sean mal pensados. ¿Por cuánto? Por ese págueme ochocientos. ¡Ponles ese! Ochocientos. ¡Mire nomás! Dales otro. Si me paga ochocientos…¡hijo de la tostada! Dale, ¡mire nomás! Sale el color verde, el cobertor con las guacas… con las guacamayas, con mi tía la Lorena, la Teresa y la Regina. ¡Mire nomás qué chulada! Dales ese. ¿Por cuánto? ¿Ochocientos? Dales otro. Señores, son cobertores King Size. No me paguen ochocientos. ¡Págueme…! Bueno, no me pague ni setecientos. ¿Quién trae seiscientos pesos por todo el paquete? Por los tres King Size. ¿Lo quiere?¿Sí, si? ¡Ahí te paga! Dales otro. ¡Mira nomás! Sale el rosa. Dales ese. ¡Ochocientos! Dales otro. ¡Ochocientos!

Compartir en Redes Sociales

Deja una respuesta