Dirección General: Jesús Rivera Zúñiga

Al Vuelo-Reglas

Por Pegaso

Las siguientes reglas sirven para sobrevivir a una invasión zombi. No las deseches. Manda imprimir la lista, luego redúcela y tráela en la cartera, por si algún día resulta necesaria. Aunque lo mejor será siempre memorizarlas y aplicarlas al pie de la letra:

1.- Estar siempre en buena condición física. No solo es necesario para evitar que el coronavirus te tumbe por varios días en la cama, sino que también te puede ayudar a huir de los muertos vivientes y poner tierra de por medio.

2.- Dispárales a la cabeza. Si tienes un arma de fuego, por favor ¡no les dispares en el abdomen o en las extremidades! Eso no servirá de nada. Es necesario que la bala dé entre ceja, oreja y sien para que ya no se vuelvan a levantar.

3.- Cuando vayas al baño, te cuidado. Siempre de los siempres, va a haber un zombi escondido en el baño. No bajes la guardia. Mejor ve acompañado, aunque tengas que aguantarte la pena delante de tu compañera o compañero.

4.- Usa el cinturón de seguridad. Es algo muy básico, pero muy útil. Si te van persiguiendo los zombies y tienes un vehículo a la mano, siempre ponte el cinturón de seguridad. Siendo tan estúpidos, los no vivos no se podrán colocar el cinturón y bastará con un frenón para deshacerte de ellos.

5.- Viaja ligero. No lleves cosas inútiles. Si puedes, consíguete un buen rifle o una pistola con suficientes balas. Recuerda siempre el Consejo 2 y pégales en la cabeza. Es inútil cargar cuchillos o hachas, porque no les harás ni cosquillas.

6.- Asóciate con un amigo rudo, o que ya tenga experiencia en lidiar con muertos vivientes. No está de más abrevar del conocimiento de otros, si estos han logrado sobrevivir al apocalipsis zombi.

7.- Si tienes duda de quién es o no zombi, ataca primero. El que pega primero, pega dos veces, dice el conocido refrán, y en una invasión de este tipo más vale no andarse con medias tintas. Eres tú o él.

8.- No quieras hacerte el héroe. Generalmente, cuando alguien quiere hacerse el héroe o lucirse ante la chica guapa, agarra un bat o un garrote y se lanza contra los zombies. Nada más equivocado. De pronto salen decenas, centenas de no vivos, se te echan de a montón, como a Juan Charrasqueado y terminan engulléndote el cerebro.

9.- Evita los clubes nocturnos o almacenes comerciales. No se sabe por qué, pero siempre hay zombies en estos lugares. Es mejor evitarlos.

10.- Revisa el asiento de atrás. Si subes a un auto y no revisas el asiento de atrás, eres hombre (o mujer) muerto. También está científicamente comprobado que a los zombies les encanta esconderse en esos sitios y aparecer de improviso.

11.- Disfrázate de zombi. Si estás solo en un pueblo repleto de muertos vivientes, no tienes más que disfrazarte de uno para poder salir de ahí. Al no tener cerebro, o tenerlo putrefacto, les impide pensar con claridad, así que no notarán la diferencia con el resto de ellos.

12.- Infórmate. Ante un apocalipsis zombi, es necesario que sepas a qué tipo de entes te enfrentas. Los hay rápidos y los hay lentos. Si son rápidos, busca algún vehículo veloz, y si son lentos, no tienes de qué preocuparte, más que de los mordiscos que te puedan dar si te llegan a tomar de sorpresa.

13.- Busca el antídoto o vacuna. Es necesario que busques el laboratorio donde se originó la infección zombi. Si logras dar con él, es preciso que localices al científico encargado del proyecto. Sólo él conoce, o tiene el antídoto o vacuna que permitirá que el mundo vuelva a la normalidad.

14.- Si el Ejército ha logrado identificar el “Punto Cero” de la infección y tú estás en él, busca lo más rápido posible una vía de escape, porque segurito lanzarán una bomba atómica o termonuclear para erradicar el problema.

15.- REGLA DE ORO. Por nada del mundo dejes que te muerda un zombi. El virus se contagia mediante la saliva. Si por alguna razón sus dientes lograron desgarrar tu epidermis, ya te cargó el payaso y vale más que le digas a tu novia o a tu mejor amigo que huyan, antes de que no te puedas controlar.

Compartir en Redes Sociales

Deja una respuesta