Dirección General: Jesús Rivera Zúñiga

Va de cuento…

EL CANDIDATO

Por Juan Arvizu

Desde temprana hora la gente comenzó a reunirse en la plaza principal y cuando apenas el sol se estaba ocultando en el horizonte, llegaron los camiones del transporte urbano repletos de “simpatizantes”. Ese día por la noche el partido invencible daría a conocer a su candidato a la presidencia municipal lo cual constituía todo un acontecimiento en ese pequeño pueblo de la región ribereña tamaulipeca.
Desde que llegaron los primeros parroquianos, la música alegre comenzó a sonar y así estuvo durante horas.
Mucho antes del inicio formal del evento subió a la tarima el profesor Gutiérrez Pascual, a quien le encantaba fungir como maestro de ceremonias y lo hacía bastante bien.
Para él siempre era un orgullo que el partidazo lo usara para tales menesteres, en lugar del profesor Carrizales, pero en esa ocasión su alegría también tenía otro motivo, pues el candidato sería el Doctor Julián Mena Pascual, amigo y familiar suyo.
Gutiérrez Pascual sentía que la justicia revolucionaria por fin llegaría a su puerta y por eso ya se sentía regidor, mínimo.
Con gran ánimo el profesor comenzó a animar a los parroquianos, mientras que estos luchaban y se empujaban con tal de recibir el refresco y el lonche que los organizadores repartían.
Gente bonita de este municipio, permítanme darles la bienvenida a este evento masivo en el que daremos a conocer la candidatura del Doctor Julián Mena Pascual a la presidencia municipal, inició Gutiérrez.
Durante más de una hora se la paso el maestro de ceremonias destacando todas las virtudes de quien sería el candidato, y a medida que los invitados especiales iban llegando Gutiérrez se esmeraba en hacerlo notar.
Me es grato anunciar la llegada de nuestro gran amigo fulanito de tal. Ya contamos con la siempre grata presencia de zutanito. Démosle una cordial bienvenida a menganito, etcétera.
A la hora prevista para el arranque del evento masivo todavía no llegaban los actores principales, es decir el Doctor Mena pascual, y el Maestro Portes Villa quien fungía como presidente local del partido.
Nada de eso preocupo al maestro de ceremonias, pues era muy común que el candidato llegara con retraso y para eso estaba él, para animar a la concurrencia.
El profesor Gutiérrez siguió ponderando las virtudes del candidato a quien calificó como el mejor para representarlos en las próximas elecciones, el más experimentado, el más comprometido con las causas del pueblo. Con tales descripciones ya solo bastaba iniciar el proceso para canonizarlo.
Gutiérrez suspendió un poco su perorata para dirigirse a algunos de los notables del pueblo, pues le urgía saber a qué horas llegaría el candidato.
Le informaron que el doctor Mena Pascual y el jefe local del partido viajaron en la mañana a Ciudad Victoria para entrevistarse con gobernador, pero no tenían mayor información sobre el tema. Ni modo, a seguir haciendo tiempo.
Nuevamente el profesor Gutiérrez tomo el micrófono y pidió un poco más de paciencia a la concurrencia.
De pronto algo llamó su atención. Llegó al evento el químico Andrés Lozano acompañado de varios amigotes.
Al profesor Gutiérrez le extraño mucho que el químico hiciera acto de presencia allí, pues era bien sabido que no se llevaba nada bien con el doctor Mena Pascual.
De hecho, ambos personajes tuvieron una fiera pelea interna buscando la candidatura a la presidencia municipal y hasta ventilaron un poco sus diferencias en público, sin embargo, la cordura y disciplina política prevaleció y el químico aceptó la decisión que se tomó en favor del doctor Mena Pascual.
Bueno, pues el químico ya estaba allí, así que ni para donde hacerse, lo anunció escuetamente y prosiguió ensalzando las virtudes del doctor Mena Pascual. Instantes después notó que llegaba también el presidente local del partido. lo cual se le hizo un poco extraño, pues el doctor Mena Pascual no lo acompañaba.
En eso estaba cuando le hicieron una señal para que se acercara a un lado del podio. Le informaron brevemente que había cambio de planes.
El profesor Gutiérrez tragó saliva y con la cara totalmente descompuesta se acercó al recién llegado profesor Carrizales, quien ceremoniosamente recibió el micrófono de manos de su colega para dirigirse a los presentes.
Bueno, queridos amigos, ya ustedes oyeron hablar de todas las virtudes que tiene el doctor Julián Mena Pascual, un hombre muy valioso y de gran prestigio, alguien quien sin duda sería un excelente candidato, pero…que creen ustedes?, pues que nuestro partido ha decidido…que tendremos un candidato mucho mejor.

Compartir en Redes Sociales

Deja una respuesta