Dirección General: Jesús Rivera Zúñiga

Al Vuelo-Aspiracionista

Por Pegaso
¡Ahhh! La última polémica del Pejidente ALMO.
Ya sacó otro calificativo para ahondar más la de por sí profunda brecha que separa a los dos tipos de mexicanos: Los que están con él y los que no están de acuerdo con él.
A los que no comulgan con sus ideas les llama chairos, neoliberales y conservadores.
Pero a partir del viernes sumó un nuevo epíteto: Aspiracionistas.
“Atribuyo ejto-dijo, al conocer los resultados de la votación en la Capital del País- a que jectorej de la claje media fueron influenjiadoj, je creyeron lo del populijmo, lo del faljo mejíaj, lo del mejíaj tropical, del que íbamoj a reelegirnoj, pero hajta laj piedraj cambian de forma de parejer”.
Sé que si ALMO lee esta columna va a negar lo que voy a decir: Yo, hasta hace unos años, me consideraba de clase media-media, es decir, personas o familias que cuentan con suficientes ingresos para atender sus necesidades básicas y darse un gustillo de vez en cuanto. Desde que llegó al Gobierno del Estado Cabeza de Vaca, bajé un escalón para ser de clase media-baja, pero a partir de que el viejito cabeza de algodón maneja a su antojo al País, he pasado a ser de clase baja-baja, tirándole a muy jodida, donde solo se tiene lo suficiente para mal pasarla y no tienes un futuro asegurado.
El lado positivo es que a partir de ahora paso a formar parte de las querencias del Pejidente, quien ama tanto a los pobres, que cada vez quiere que haya más.
Por ese motivo llamó aspiracionistas a los clasemedieros, porque se resisten a engrosar a las clases bajas.
Por norma general, quienes se ubican en esa escala socioeconómica buscan alcanzar un mejor nivel de vida.
No hay nada negativo en eso, siempre y cuando no lo hagan cometiendo algún delito o dañando a terceros-
Pero para ALMO, ese tipo de aspiraciones son negativas, porque si todos fuéramos aspiracionales, poco a poco se acabaría la clase baja, la cual forma su legión de adoradores.
Esto es fácil: A mayor nivel de educación, menos posibilidad de verse influenciados por figuras carismáticas.
La fórmula de apostarle a los pobres le ha dado resultado al Pejidente por el simple motivo de que hay muchos más.
Los gobiernos priístas y panistas allanaron el camino para un falso redentor, al crear una gruesa clase baja y una clase media cada vez más delgada.
Porque quiere garantizar que su proyecto político se consolide, ALMO se ha echado a cuestas la encomiable labor de generar más pobres en México.
Y se encabrona cuando alguien quiere tener un poquito más, cuando es “aspiracionista”.
Pero es una postura de doble moral.
Cuando se acercó a saludar a la mamá de El Chapo, sólo faltó que le besara la mano. Nunca he visto que se acerque a una mujer humilde para hacer lo mismo.
Al contrario, deja que los jodidos se le acerquen, le hagan caravanas y lo toquen como si se tratara de un santo o iluminado.
Yo sí soy aspiracionista, porque a pesar de que cada vez es más difícil sobrellevar la carga de una familia, no estoy esperanzado a que me hagan llegar los beneficios de algún programa social. Más bien, me pongo a trabajar más duro y que venga lo que tenga que venir.
Cierro mi colaboración de hoy con el refrán estilo Pegaso: “Mísero del desposeído que al firmamento no puede acceder; lo vulneran en este sitio y lo vapulean en aquel otro”. (Pobre del pobre, que al cielo no va; lo chingan aquí y lo chingan allá).

Compartir en Redes Sociales

2 Comments

  • 803077 359131I discovered your weblog site on google and check a couple of of your early posts. Proceed to sustain up the superb operate. I just additional up your RSS feed to my MSN Details Reader. In search of forward to reading extra from you later on! 647499

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: