Dirección General: Jesús Rivera Zúñiga

Al Vuelo-Desconchinflado

Por Pegaso
Cuando algo se llegaba a descomponer en casa de nuestros abuelos y nuestros padres, solían decir: “¡Esto ya se desconchinfló!”
Recordando ese pintoresco término, me puse a indagar en la red sobre su significado, y he aquí algunos resultados de mi búsqueda:
-Desconchinflar: En Cuba, El Salvador, México y República Dominicana, significa deteriorar, que algo pase a peor estado.
-Conjugación del verbo desconchinflar:
Infinitivo: Desconchinflar.
Gerundio: Desconchinflando.
Participio: Desconchinflado.
En Modo Indicativo, tiempo presente: Yo desconchinflo, tú desconchinflas, él desconchinfla, nosotros desconchinflamos, ustedes desconchinflan, ellos desconchinflan, vosotros desconchinfláis.
(Nota de la Redacción: El autor de la columna prosigue en su descripción de los tiempos pretérito, futuro, condicional simple, pospretérito, pretérito pluscuamperfecto, antepospretérito y todos los incidentes gramaticales habidos y por haber de la palabra desconchinflar. Por economía de espacio nos vemos obligados a saltarnos hasta el siguiente párrafo).
Cuando se descompuso mi carro, pensé: “¡Ya se desconchinfló!”
Cuando ayer por la tarde/noche empezó a llover a cántaros, lo primero que dije fue: “¡Chin!¡Ya se desconchinfló el clima!”
Y cuando pienso en Tamaulipas y su futuro inmediato, me digo a mí mismo: “Mí mismo, esto ya se desconchinfló”.
Tamaulipas se va a desconchinflar más si el Gobernador no deja el cargo para enfrentar desde su condición de ciudadano común y corriente los cargos que le imputa (Nota de la Redacción: Deberías de conjugar el verbo imputar, Pegasiux de Petatiux) la Fiscalía General de la República.
Si lo hace de esa manera, tendrá la oportunidad de que el Congreso del Estado designe a una persona de su total confianza al frente del Gobierno del Estado, pero si no lo hace, la Cámara de Senadores tiene la facultad de decretar la Desaparición de Poderes, y, a sugerencia del Presidente de la República, designar de una terna a quien ocupará la titularidad del Ejecutivo Estatal por el resto del sexenio.
Cualquiera de los dos panoramas conduce, inevitablemente, a un esquema de desorden social sin parangón en la historia reciente de nuestro Estado, a excepción de cuando los Comecrudos le declararon la guerra a los Tejones, Pintos, Pajaritos, Nazas, Narices y Zacatiles, primeros pobladores de estos andurriales, allá, en tiempos anteriores a la Conquista de México.
Pero antes de que se desconchinfle todo, deben pasar las elecciones.
En este lapso de 48 horas antes de la Jornada Electoral, puede pasar cualquier cosa.
Ya vimos que la guerra sucia está a todo lo que da. El Perro Pantorrillero prometió lanzar una noticia bomba entre miércoles y jueves, lo cual no cumplió. Y en respuesta, se filtró a las redes sociales un material donde se le señala de pertenecer a una banda de tratantes de menores con fines de explotación sexual.
Así pues, parece que todos los diablos del infierno andan sueltos en Tamaulipas.
Mis dos o tres lectores mueven la cabeza de un lado a otro mientras chistan: “¡Tsk, tsk, tsk! ¡Esto ya se desconchinfló!”
Termino mi colaboración de hoy con el refrán estilo Pegaso, esperando les haya gustado mi completa exposición de los tiempos, conjugaciones e incidentes gramaticales del verbo desconchinflar: “Me estalló el coyado, sin embargo, continúa marchando el par de cuadrúpedos”. (Se me reventó el barzón y sigue la yunta andando).

Compartir en Redes Sociales

4 Comments

Deja una respuesta