domingo, enero 23Dirección General Jesús Rivera

«No tenemos nada que celebrar»: Madres de desaparecidos

Por Jesús Rivera
Reynosa, Tamaulipas. Para miles de madres a lo largo y ancho del país, este día 10 de mayo no hubo nada que celebrar.
De manera simultánea se llevaron a cabo acciones de protesta, plantones y marchas exigiendo la acción de las autoridades para dar con los desaparecidos, que en muchos de los casos, fueron sustraídos por las propias autoridades. “¡Vivos se los llevaron, vivos los queremos!”, fue el clamor que se escuchó esta tarde en cada lugar donde hubo alguna congregación.
En Reynosa, poco después de las 6:30 de la tarde un grupo de aproximadamente treinta personas, entre padres, madres y hermanos de personas desaparecidas hicieron un “colgadero” en plena plaza Miguel Hidalgo con las fotografías de sus familiares.
La señora Beatriz Adriana Rodríguez Caldera, del colectivo “Siempre Unidas por la Misma Causa”, reveló que después de varios años de lucha, sigue el dolor constante por la desaparición de sus hijos, esposos y hermanos.
“No tenemos ningún día para festejar, no hay nada qué festejar, porque en la casa falta nuestro hijo, nuestro familiar ausente. Es muy doloroso. No podemos tener vida. Trabajamos, reímos y hacemos muchas cosas, porque son parte de la vida, pero en realidad, el tener un hijo o un familiar desaparecido es tan doloroso que no se le desea a nadie”,-dijo.
A lo largo de estos años, ellos por su cuenta han podido localizar al menos a dos de sus familiares con vida, sin embargo, también han realizado búsquedas en fosas clandestinas y localizaron algunas osamentas que posiblemente correspondan con algunas de las víctimas.
Por desgracia, los gastos los han tenido que sufragar ellos, de su propia bolsa, vendiendo tamales o realizando algún tipo de actividad para obtener fondos.
El colectivo estaba integrado por varias decenas de padres, madres y hermanos de desaparecidos, pero con el tiempo, parte de ellos no han soportado la presión económica y la desilusión, y optaron por retirarse. Quedan actualmente unas 28 personas que tienen esperanza de encontrar a sus familiares tarde o temprano.
Por el lado de las autoridades y de la propia Comisión Estatal de Búsqueda, la inactividad es desesperante.
“Si antes de la pandemia no había dinero para nosotros, ahora que hay pandemia, menos; todos los gastos corre por nosotros, no corre por el gobierno”,-dijo la señora Beatriz Rodríguez.

Compartir en Redes Sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: