domingo, enero 23Dirección General Jesús Rivera

Columnista Invitado

Don Othoniel Ochoa Guerrero, hombre culto, apasionado de la política de escritorio y territorio.
Sentenciaba que una contienda electoral se ganaba desde antes de iniciar mediante una carta de navegación que calculaba desde el día 1 hasta el día D.
Gran orador, cualquier saludo por muy sencillo que fuera siempre era elocuente y técnico, cuidadoso de sus palabras, atento y frontal cuando se requería.
Siempre, siempre había anécdotas de don Ernesto Gómez Lira y don Rigoberto Garza Cantú, los hijos y nietos ambos disfrutaron las mieles de su inteligencia, pero sobre todo de su amistad.
Extrañaré su extenso texto de felicitaciones en mi cumpleaños, extrañaré al amigo que siempre se preocupaba por todo, extrañaré el Reynosa que no vieron mis ojos pero disfruté a través de mis oídos al escucharlo.
Descansa en Paz mi querido amigo.

Compartir en Redes Sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: