Dirección General: Jesús Rivera Zúñiga

Al Vuelo-Pareja

Por Pegaso

-¡Eres muy malo, Cabroncio! ¡Nunca me abrazas ni me besas como lo hacen todas las demás parejas!

-¡Cállate la boca, Floripondio!¿Que no ves que nosotros somos una pareja de policías?

¡Ahhhh, las parejas! Ya ansiaba yo disertar sobre tan chispeante y jocoso tema.

Parejas ha habido desde los inicios de la Humanidad, cuando Adán y Eva andaban en el Jardín del Edén vestidos solamente con una hoja que les cubría las partes pudendas. Aunque otros aseguran que no, que nuestros abuelitos fueron un australopiteco y una australopiteca que se encontraron un día en la selva, se enamoraron, se arrejuntaron y nacieron un chorro de australopitequitos.

Haiga sido como haiga sido, lo cierto es que la historia está llena de parejas famosas.

Tenemos, por ejemplo, a Romeo y Julieta, quienes pasaron las de Caín para verse en lo oscurito, porque los padres de él le iban a Las Chivas y los de ella, al América, provocando que ambas familias fueran irreconciliables.

Más adelante, una hermosa joven se enamoró de un asaltabancos, y juntos cometieron mil y una tropelías, hasta que les echaron el guante… o más bien, los dejaron como coladera. Ellos eran Bonie y Clide.

Napoleón y Josefina fue otro amor tormentoso que no acabó nada bien, porque doña Jose pensaba que don Napo le ocultaba algo, ya que siempre tenía la mano metida en su chaleco.

El cine mexicano nos dio extraordinarias parejas. Aunque para ser más exactos, eran más bien como nuestros dos policías del inicio.

Tenemos a Viruta y Capulina, insuperables cómicos de la Época de Oro del cine nacional, a Manolín y Shilinksky, o Tin Tan y su carnal Marcelo.

Dado que no por ser pareja tienen que ser exactamente hombre y mujer, y no necesariamente debe ser una relación romántica, tenemos en los comics, por ejemplo, a Batman y Robin, a Kalimán y Solín, y al Avispón Verde y Kato.

En la televisión veíamos a Los Polivoces personificando a Andobas y Don Teofilito, a Gordolfo Gelativo y a Doña Naborita, y al Mostachón y al Washandwear.

Pujitos compartía sus chistoretes con Cesarín, Beto El Boticario le hacía la vida imposible al Gualas y Frankie le daba con el matamoscas en la joroba a Igor.

Actualmente, son pocos los programas que presentan parejas, y uno de ellos es “Nosotros los Guapos”, donde El Vítor y El Albertano compiten para ver quién se lleva los más apetecibles bizcochitos.

Termino mi colaboración de hoy con un chistorete de parejas, y al final, con el refrán estilo Pegaso.

Como dice mi cuate Catón, al que no le gusten los chistoretes de parejas, puede saltarse hasta donde dice: “Y ahora nos quedamos con el refrán… etc”.

Una abnegada mujercita le pregunta a su esposo:

-Mi amor, ¿me quieres?

-Sí,-contesta él.

-¿Cuánto?

-Mucho.

-¿Hasta dónde?

-¡Hasta mañana, ya duérmete!

Y ahora nos quedamos con el refrán estilo Pegaso: “Constituyen un hermoso dueto y ambos lucen excelente”. (Hacen bonita pareja, y los dos se ven muy bien).

 

Compartir en Redes Sociales

Deja una respuesta