Dirección General: Jesús Rivera Zúñiga

Cambian fichas por gorras

Por Jesús Rivera

La representación local del Instituto Nacional de Migración estrenó flamantes oficinas, el pasado 15 de marzo.

Durante muchos años tuvo su sede en una reducina oficina de la garita aduanal Benito Juárez del puente internacional Reynosa-Hidalgo.

A partir de este mes, la dependencia se mudó a un edificio ubicado por la calle Aldama, entronque con la calle Ocampo, a un centenar de metros de distancia de su domicilio anterior.

El nuevo complejo del INM fue durante muchos años un restaurante de postín llamado “La Cucaracha”, propiedad de Heriberto Deándar Martínez.

Posteriormente se habilitó para funcionar como casa de apuestas bajo el nombre de “Casino Grand River”.

Las amplias instalaciones ahora pintadasde blanco y rojo, con el logo institucional del INM cuenta con capacidad suficiente para atender a los cientos de migrantes extranjeros que llegan diariamente a Reynosa en busca del sueño americano.

Actualmente el Instituto envía a los extranjeros asesurados a las dos casas del migrante ubicadas cerca del libramiento María J. González (Echeverría) donde se les proporciona comida, techo y cobijo.

Por otra parte, en la explanada que se ubica en la parte lateral de la garita Benito Juárez, elementos del Instituto Nacional de Migración montan guardia para evitar la presencia de centenares de migrantes centroamericanos que habían tomado esa área.

Los migrantes estaban en espera de que las autoridades de Estados Unidos les dieran una respuesta positiva para iniciar su solicitud de asilo o visa humanitaria, ya que la gran mayoría de ellos vienen huyendo de la violencia en su país.

Compartir en Redes Sociales

4 Comments

Deja una respuesta