Dirección General: Jesús Rivera Zúñiga

Migrantes, sin patria y sin derechos

Por Jesús Rivera

Dejaron su patria, su casa, sus familias y sus amigos. Viven en tierra ajena, donde sus derechos más elementales no son respetados por las autoridades y donde en cualquier momento pueden ser víctimas de la violencia.

Los migrantes que son detenidos en Reynosa por parte del Instituto Nacional de Migración, son enviados al albergue Senda de Vida, como improvisado centro de detención, donde se les prohíbe salir, aislados del mundo y de sus familiares, porque también les quitan sus teléfonos celulares.

Fortino López Balcázar, Presidente de la organización no gubernamental Derechos Humanos Internacional, presentó el 15 de marzo una queja ante la representación regional de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), con sede en esta ciudad donde da a conocer una serie de testimoniales de migrantes extranjeros que fueron asegurados por el INM.

A nombre de los afectados, López Balcázar denunció abuso de autoridad, ya que por órdenes del Delegado del Instituto Nacional de Migración, dadas al Director del Albergue Senda de Vida y al personal de ese centro de atención “para que mantengan retenidos a todos los migrantes y no permita su salida sin autorización, no obstante que es un albergue de puertas abiertas y no es una prisión ni centro de detención de migrantes o algo parecido”.

El defensor de los derechos humanos comunicó que a raíz de las recientes reformas a la Ley de Migración del país cuando una familia migrante que entra irregularmente a territorio nacional no deben quedar en calidad de detenidos “y si así fuere se debe tramitar muy rápido para el efecto de que se les otorgue una visa de trabajo humanitaria por lo menos mientras sigue su procedimiento administrativo, entre otras cuestiones que prevé la ley”.

Dijo que contrariamente a lo que indica la legislación, cuando el INM asegura a familias migrantes muchas veces los separan, los menores son llevados al DIF y en ocasiones los mantiene unidos, pero los remite al albergue Senda de Vida.

“Hasta ahí todo pareciera que está bien, porque les están garantizando la seguridad a los migrantes, pero el problema no para ahí, más bien, esto genera un gran problema, porque en primer lugar, Migración es una autoridad que tiene la responsabilidad total sobre la prevención, la defensa de las familias migrantes. Tiene la responsabilidad de seguir sus procedimientos administrativos lo más rápido posible y cuando legalmente corresponde, otorgarles una visa humanitaria. Pero cuando son llevados al albergue prácticamente se deslindan de muchas responsabilidades. Una de las quejas que mencionan los migrantes que están a disposición de Migración es que desde el momento en que son detenidos se les quitan sus celulares. No les dicen por qué motivo. Segundo: Los obligan a firmar unos documentos que ellos no saben de qué se trata. Nunca les han dicho. Tercero: No se les brinda ningún tipo de asesoría jurídica para el efecto de que les hagan saber sus derechos y obligaciones. Entre sus derechos es precisamente que sean asesorados para que tengan un debido procedimiento administrativo”,-precisó.

López Balcázar mostró una gruesa carpeta que contiene testimonios de los migrantes que han sufrido este tipo de violaciones a sus derechos.

Lourdes Yamileth Pacheco Cardona, de nacionalidad hondureña, escribió que fue detenida el 8 de marzo pasado junto con sus tres hijos menores y su esposo.

La detención se realizó en un comedor ubicado a un lado de las oficinas de ACNUR, cerca del campamento de migrantes.

“Luego llegó migración nos izo operativo oreci9endo ayudarnos con arreglar papeles de yevarnos a un albergue y posteriormente moviéndonos asta aquí a Reinoza a senda de vida con un posible riesgo de deportación (cuando nosotros no queremos deportación).

Desde que Fuimos detenidos migración a sido muy autoritario no, nos dejas expresar bien nuestros problemas pero si quieren que contestemos de inmediato”,-dice el escrito.

Luis Cecilio Murillo Hernández, hondureño, junto con su hija menor de edad, entró a México el 5 de febrero y fue detenido por Migración el 21 de ese mismo mes.

Dice: “Fuimos detenidos por Migración Mexicana Donde estuvimos Aguantando frío hambre y sin tener conque Ampararnos.

Despues nos Trajeron A senda de vida  desde que fuimos detenidos Asta or migración a sido Muy autoritaria no nos dejan expresar bien nuestros problemas pero ellos si quieren que contestemos sus preguntas nos trajeron Al Albergue diciendo que para estar bien cuidados y protegidos lacomida que nos traen casi siempre es pan en vez de tortilla y otras quelos niños no les gusta comer necesito salir de Aquí y quenos den un permiso para Trabajar y suplementar otras necesidades”.

María Elena Delcid Orellana, hondureña: “Con mi hija yensi Abigail Aguilar Delcid Entramos a México en la fecha 12 de marzo fuimos enviados de Macali por migración al puente ai nos entregamos voluntarios a migración mexicana el mismo dia fuimos enviados al albergue sin nuestros teléfonos Senda de vida. Yo tengo Familia aquí en Reinosa y necesito que me den un permiso de estar aquí pero con mi familia no aquí en el albergue no puedo regresar a mi Pais pero necesito estar fuera y mi familia ando buscando la manera de salir”.

César Augusto Romero Flores, hondureño. “Entramos a Mexico en la fecha 27/01/21 fuimos detenidos el dia 02/01/21 por migración Mexicana nos llevaron a sus oficinas donde nos tuvieron hasta  el dia siguiente aguantamos frio toda la noche sin tener con que cubrirnos.

Despues nos trajeron al albergue Senda de Vida. Desde que fuimos detenidos hasta hoy migración ha sido muy autoritaria no nos dejan expresar bien nuestros problemas Pero si quieren que contestemos inmediatamente sus preguntas.

Nos trajeron al albergue diciendo que  para estar bien cuidados y protegidos

La Comida que nos traen casi siempre  es pan en ves de tortillas y otras que no son de agrado a nuestro paladar en muchas veces mi niño no la quiere”

Otras cartas manuscritas con narrativas similares están en poder de esta redacción.

Fortino López aseguró que por lo menos ochenta personas que están actualmente en el albergue Senda de Vida fueron enviados por el Instituto Nacional de Migración, como si se tratara de un centro de detención.

Por su parte, el Director de Centro de Vida, Héctor Silva De Luna, dijo que se trata de aproximadamente 95 familias que han sido enviadas hasta ese albergue por parte de la Procuradora del DIF.

“Son familias que trae migración porque quieren regresar a su lugar de origen”,-comentó.

Confirmó que las personas llegan sin sus teléfonos celulares porque en Migración se los retienen, sin embargo, explicó que de ninguna manera las familias están detenidas y pueden salir en el momento en que así lo desean porque “Senda de Vida es una institución de puertas abiertas”.

Desde hace aproximadamente dos semanas, Migración y el DIF empezaron a llevar familias migrantes.

“Yo me di cuenta que no eran migrantes normales, porque venían de parte de la Procuraduría del DIF”,-apuntó.

Esas personas tuvieron que estar aisladas durante 14 días, en observación, para descartar cualquier posible caso de COVID-19.

Desde que inició la pandemia, hace un año, el albergue impuso una estricta cuarentena entre los migrantes que estaban en el interior del complejo, pero actualmente solo existen algunas restricciones,-aseguró.

Compartir en Redes Sociales

5 Comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: